Va de música

Presente, pasado y futuro.




Google


Alianza Hispana


free music




viernes, marzo 02, 2007

Richard Wagner, genio y... ¿travesti?

Richard WagnerUna carta inédita de Richard Wagner a una empresa de costura milanesas sugiere la intrigante posibilidad de que el grandioso compositor fuese travesti. La carta se publicó por primera vez ayer jueves en la edición inaugural del 'Wagner Journal'. En ella, el compositor de 'El anillo de los nibelungos' detalla el corte de un traje, aparentemente para su esposa, Cosima.
Tras solicitar "una prenda grácil para las veladas en casa", continúa de esta forma: "El corpiño tendrá el cuello elevado, con un fruncido de encaje y lazos; las mangas deben ser ajustadas; el ribete del vestido llevará un volante abollonado, del mismo tipo de seda, sin extensiones del corpiño a la cintura por la parte delantera; la falda debe ser muy amplia y con cola, y con un hermoso miriñaque y un lazo en la parte posterior, como los de delante...".
Termina diciendo lo siguiente: "Y me interesa especialmente la calidad del material, la amplitud, los pliegues y fruncidos, los volantes, los lazos y el miriñaque, todo realizado con el mejor material, y que ninguna de las piezas esté sujeta con agujas".
Según Barry Millington, coeditor del Wagner Journal, la carta, fechada en enero de 1874 y ahora perteneciente a una colección privada estadounidense, "añade peso a la teoría de que el compositor exhibiera tendencias de travestido". Como mínimo, señala un interés extremadamente detallado, si no fetichista, en los detalles de las prendas femeninas. "Evidentemente, disfrutaba de un destacado lado femenino", explica Millington. "Se percibe por su énfasis en las prendas interiores de seda y satén: las prendas que le tocaran la piel debían ser de seda, y alegaba como razón que sufría erisipela", una infección cuyos síntomas incluyen sarpullidos muy dolorosos.
Durante su vida, fueron numerosos los rumores sobre sus tendencias sexuales. Su discípulo, Hans von Wolzogen, que publicó una guía de El anillo de los nibelungos, recordó que Wagner apareció una vez vestido con una chaqueta de mujer. Otra de las anécdotas que se conocen es que Wagner escapó de sus acreedores de Viena, en 1864, disfrazado de mujer.
En una carta enviada en noviembre de 1869 a la modista de la pareja, realizó un "pedido especial de un vestido de satén negro que se pueda componer de distintas formas, para que pueda lucirse tanto fuera, con o sin 'cazavoika', como en casa, incluso como prenda informal, gracias a una combinación de distintos artículos, capaces de complementarse entre sí".
Una 'cazavoika' era, para Wagner, una "polonesa", un vestido de mujer formado por un corpiño y una falda abierta de la cintura al suelo para revelar una enagua decorativa.
La modista, una francesa llamada Charlotte Chaillon, que dirigió su negocio con su marido italiano Gaetano Ghezzi, debió de responderle con otra carta, ya que, el 20 de noviembre, Wagner aceptó su presupuesto y le pidió que añadiese un "joli bonnet de matin", un bonito sombrero para las mañanas.
Cosima, que registraba meticulosamente todos los pedidos en su diario, no mencionó éste en ningún lugar, lo que "aumenta la especulación de que, en realidad, Wagner lo pidiese para él mismo", según Stewart Spencer, escritor colaborador en el 'Wagner Journal'.
Y, en 1877, cinco años antes del fallecimiento del compositor, un escándalo vio la luz cuando un periodista publicó detalles de un pedido realizado por Wagner a otra costurera, descrito por Millington como "un alboroto de cortinas y pliegues de terciopelo, camisas y prendas interiores de seda y satén". En otra ocasión, en una carta a otra costurera, se leía: "Espero que los calzones rosas también estén preparados". Pero la identidad del portador de la prenda queda abierta a la especulación.
Se da la circunstancia de que ciertas escuelas ofrecen becas sobre Wagner centradas en la erótica del compositor. Joachim Köchler, autor de 'Richard Wagner: el último titán', transmite un retrato muy vivo de un compositor travestido, "que necesitaba un aura de feminidad para estimular sus sentidos".
La textura erótica de obras como 'Parsifal', la última ópera de Wagner, al parecer requería de unas condiciones muy específicas para provocar la inspiración del compositor. El satén rosado y los cojines con aroma de rosas eran, por lo visto, imprescindibles. Además, se bañaba en la habitación directamente debajo de su cuarto de trabajo, añadiendo al agua ungüentos perfumados para que el aroma subiese al piso de arriba e inundara después sus sentidos.
'Parsifal' es una obra que lucha con lo carnal y el dolor causado por el deseo sexual. En el segundo acto, el héroe se esfuerza por superar el atractivo sexual de las doncellas de las flores, que intentan seducirle en un jardín mágico perfumado. "Es evidente que necesitaba esa atmósfera refinada, casi fetichista", concluye Millington.
Los estudiosos han conectado, además, su gusto por las batas bordadas y los perfumes florales con las fragancias descritas en Venusberg (una gruta donde las sirenas, las ninfas y las sacerdotisas se permiten placeres orgiásticos), en la ópera Tannhäuser, y con las riberas cubiertas de flores que se describen en el grandioso dueto de amor en la ópera Tristán e Isolda.
Millington especula con que Cosima, la hombruna esposa de Wagner, no lograba satisfacer su necesidad de voluptuosidad. Hacia 1875, mantuvo una intensa amistad (cuya consumación sexual se desconoce) con una mujer llamada Judith Gautier, que le facilitaba sedas y perfumes de los que tanto adoraba rodearse Wagner.

0 Comments:

Publicar un comentario en la entrada

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home